El aumento en los precios de la materia prima que se utiliza para la producción de pollo ha registrado alzas hasta un 50% en el mercado internacional desde agosto de 2020 a la fecha, lo cual ha tenido un impacto de un 70% en el costo de producción avícola en República Dominicana.

El director ejecutivo de la Asociación Dominicana de Avicultores (ADA), Gregory Marte, afirmó que el alza en el costo de la materia prima, acompañado de aumentos en los precios de los combustibles, ha multiplicado el costo del transporte, lo cual incide de manera directa en una baja en la producción y venta de pollos y huevos.

El costo del quintal de maíz pasó de US$8.00 en 2020 a US$13.00 este año, para un incremento relativo de un 62.5%. En el caso de la soya, pasó de US$7.00 el quintal a US$27.00, es decir, un 285.7%.

Según Marte, aunque entre marzo y abril de 2020 se registró una baja en la oferta de pollos, los productores han logrado incrementar la producción. Sin embargo, el alto costo de la materia prima les resulta insostenible.

“Previo a la pandemia, se producían 17.5 millones de pollos mensuales, luego se registró una reducción absoluta de hasta ocho millones (un 54.2%), pero ya la producción está en unos 16.5 millones, porque el consumo se ha reducido alrededor de un 15% por el cierre de hoteles y restaurantes”, dijo.

Marte afirmó que el aumento en los precios de las demás carnes, debido al alza que ha registrado la materia prima, ha provocado una mayor demanda de pollos.

Añadió que la ADA está apoyando al Gobierno con un programa de ventas populares para los sectores de menores ingresos, a través de 170 puestos de venta, donde comercializan la libra de pollo a RD$54.

“Nosotros esperamos que disminuya el costo de la materia prima. Sin embargo, el hecho de que China está comprando toda la materia prima que existe en el mercado internacional, pronostica que el costo seguirá aumentando”, puntualizó.

De acuerdo con Marte, se debe hacer un acuerdo público-privado donde se garantice un nivel de estabilidad en el precio de la materia prima, para que el producto se comercialice a un precio justo.

Producción local

El director ejecutivo de la ADA, así como el presidente de la Confederación Nacional de Productores Agropecuarios (Confenagro), Eric Rivero, y el presidente de la Asociación de Productores de Pollos del Norte (Asopollon), José López, entienden que República Dominicana debe invertir en la producción de maíz, ya que de cultivar aquí el 20% de la materia prima que demanda el mercado local, ayudaría a abaratar los precios del pollo y del huevo.

República Dominicana tiene la capacidad para producir esa materia prima y, aunque es una carrera larga, lo importante es comenzar y aumentar la producción de maíz anualmente, ya que se podría llegar a tener entre un 15% y un 20% del consumo total en los próximos seis años.

“Hay muchas tierras en la parte Sur del país que están baldías y se pueden sembrar a través alianzas público-privada para que se produzca de manera mecanizada, para que su costo sea efectivo”, resaltó Marte.

Señaló que se firmó un acuerdo con el Gobierno que busca incentivar a los productores para que siembren maíz y la ADA se comprometió a comprar todo el que se siembre.

Rivero aseguró que el alza que ha registrado el costo de la materia prima en los últimos cinco meses es un indicativo de que se debe fomentar la producción nacional para suplir la demanda de maíz que se genera en el mercado local.

“El Gobierno se ha interesado por el tema y ha dado instrucciones de fomentar siembras de ciclo corto para que se pueda garantizar el abastecimiento ante la carestía de esos productos, pero es muy importante seguir fortaleciendo la producción nacional”, manifestó.

Según Rivero, aunque hay una parte de la materia prima que siempre se tendrá que importar, aumentar el valor agregado a la manufactura y la producción nacional se traducirá en beneficios económicos.

El presidente de Confenagro entiende que se tienen que firmar acuerdos que beneficien al consumidor, creando un equilibrio entre las ganancias de los productores y un mejor precio para los consumidores.

De su lado, el presidente de Asopollon especificó que esta vez no puede pasar lo mismo que en otros momentos de crisis, donde se llegó a sembrar maíz en San Juan y soya en Azua para enfrentar la situación, pero terminado ese momento, se detenía la producción.

“Aunque no tenemos toda la tierra que necesitamos para producir esa materia prima, con la capacidad de producción que existe actualmente, se puede amortiguar la importación de maíz y soya, reduciendo la dependencia del mercado internacional”, resaltó.

A %d blogueros les gusta esto: