El sonido de las máquinas marcan el inicio de la jornada laboral en Velas Hispaniola. A las seis de la mañana los trabajadores inician la jornada que los llevará a concluir el día con la producción de 1.3 millones de velas y velones.

Antes del COVID-19 la empresa tenía tres turnos laborales y al inicio de la pandemia cerraron sus puertas, pero los nuevos horarios de toque de queda le han dado la oportunidad de reabrir e implementar dos turnos de trabajo.

“Durante la primera parte de la pandemia cerramos la fábrica completamente y después que comenzaron a suavizar el toque de queda comenzamos a trabajar siete horas y con los cambios de toque de queda estamos trabajando 16 horas de nuevo, antes teníamos una jornada de 24 horas”, expresó Errol Boulos, director de operaciones de Velas Hispaniola.

Explicó que la empresa inició haciendo solo velas y hoy en día producen todas las categorías de velas y velones que hay en el mercado nacional e internacional.

la meta es que la República Dominicana se convierta en el principal exportador de velas y velones hacia el mercado de Estados Unidos antes de concluir en año 2021 o a principio de 2022.

“La meta es continuar expandiendo las operaciones, incrementar las exportaciones, diversificar a nuevos mercados, y, al mismo tiempo, aspiramos a que un día podamos celebrar que la República Dominicana es el exportador número uno de los países del mundo hacia los Estados Unidos”, enfatizó.

Velas Hispaniola cuenta con una empleomanía de 1,100 trabajadores en la actualidad y el 60 % de ellos pertenecen a la comunidad de San Antonio de Guerra. La empresa está ubicada en la Zona Franca Hispaniola Free Zone Park. Antes de que concluya el año 2021, sus ejecutivos aspiran alcanzar los 2,000 empleados.

La empresa cuenta con ocho modernas líneas de producción automatizadas, la producción es de 1.3 millones de velas y velones diarios, comprendiendo las categorías de velas y velones aromáticos, velones religiosos, repelentes y de emergencia.

Errol Boulos, director de operaciones de Velas Hispaniola, indica que los artículos se exportan a más de 40 países, siendo los principales destinos Estados Unidos, las islas del Caribe, Centroamérica, Suramérica, Europa y Australia

Los ejecutivos de Velas Hispaniola tuvieron la visión de llevar la empresa a una posición líder a nivel mundial, teniendo como resultado que en el año 2008 fue el séptimo exportador de velas al mercado norteamericano, en el 2010 ocupó la quinta posición y el pasado año 2020 colocó al país en la segunda posición.

Boulos indicó que cabe destacar que Velas Hispaniola es la fábrica más grande de Latinoamérica y la cuarta más grande del mundo, excluyendo a los Estados Unidos.

“Para mí no hay mejor país para invertir que en la República Dominicana. Desde que llegamos aquí siempre los dominicanos en general, nos han ayudado a nosotros, son muy amistosos, el gobierno siempre está al lado de las empresas apoyándolas”, declaró el empresario.

Sobre esta empresa, el viceministro de zonas francas y regímenes especiales, Carlos Guillermo Flaquer, dijo que inversiones como la realizadas por empresas como Velas Hispaniola ayudan a la República Dominicana a impulsar el sector exportador.

“El rol de nosotros jugar en todo esto es básicamente darle cualquier facilidad que se pueda dentro del marco de la ley y facilitarle todo su proceso. Eso es lo básico para que puedan seguir ampliando, puedan seguir expandiéndose, y que no seamos los principales de Latinoamérica, sino a nivel mundial y con este tipo de inversión se prueba que se puede hacer”, expresó el funcionario.

Asegura que las instalaciones de Velas Hispaniola tienen muchas ventajas logísticas: es un parque que está muy próximo a los principales puertos y que tiene una conectividad directa por vía de las circunvalaciones, “logísticamente tiene una excelente oportunidad”.

Entiende que como gobierno se debe seguir trabajando en la parte de recursos humanos, resaltando que la Zona Franca Hispaniola Free Zone Park tiene todas las condiciones para atraer empresas de dispositivos médicos o electrónicos.

“Ese tipo de empresa requiere de un personal calificado y ese es el trabajo que nosotros tenemos que seguir haciendo, esa capacitación técnica, donde ya en los alrededores de este parque de zonas francas pueda haber personas capacitadas en temas de ingeniería, en manejo dispositivo médico y entre otras carreras”, expuso el funcionario.

Dice que si en el país se continúa con la capacitación de los trabajadores, empresas como Velas Hispaniola no tengan que importar recursos humanos de otros lugares, sino que sean pequeños núcleos que crean fuentes de empleos, fuentes de oportunidades a los pobladores de esta zona de Guerra.

Velas Hispaniola está ubicado en el municipio de San Antonio de Guerra, donde la población según el censo de 2010, era de 38,000 habitantes. Aproximadamente, el 60 % lo compone la población activa, unas 22,800 personas.

De acuerdo a las informaciones entregadas por los ejecutivos de Velas Hispaniola, el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo en su reporte del 2013 el 43 % del municipio de Guerra estaba constituido por hogares pobres.

El valor de la nómina alcanza más de 200 millones de pesos anuales y los gastos en compras de bienes y servicios nacionales se proyecta en 700 millones de pesos al año.

Errol Boulos, director de operaciones de Velas Hispaniola, dijo que la nueva planta industrial, ha sido el resultado de un arduo trabajo de diseño, planificación y obras de construcción ejecutados con un excelente equipo de trabajadores, con el objetivo de lograr el uso óptimo del espacio físico y de la composición de la planta, obteniendo como resultado y reducir costos de producción, disminuir los tiempos de entrega de las mercancías y ofrecer productos de calidad mundial a los clientes.

A %d blogueros les gusta esto: